Aprender a aprender


 

Índice:

  1. Introducción
  2. ¿Cómo aprendemos?
  3. ¿Cómo enseñar a mis hijos?

 

Introducción 

 

Piensa en algo que ames mucho. Algo que has recibido en la vida y te sientas sumamente agradecida por tenerlo y te llene de felicidad… 


Para las que tienen la fortuna de ser mamás conocemos la respuesta:

“mi hija, mi hijo, mis hijos”

 

El home office, para muchas, nos da la oportunidad de tener un poco más de convivencia con nuestros hijos, la oportunidad de poder observar lo rápido que crecen y darnos cuenta que ningún día es igual al anterior.


En este tiempo, hemos podido experimentar momentos en donde todo nos inunda de amor y queremos pasar cada minuto abrazando y apapachando a nuestros menores, así cometan errores que nos hagan trabajar más ¡no importa! si todo se convierte en risa y alegría.


Sin embargo, también existen horas en las que la impaciencia por querer terminar el trabajo a tiempo, la desesperación por las fallas del internet o alguna otra responsabilidad que no puede cambiar nos ponen de muy mal humor, pues por otra parte ,están nuestros pequeños acompañantes presionando ya que no logran entender nuestros compromisos. Entonces, ese tiempo de amor da un giro de trescientos sesenta grados y cambia a momentos de regaños, gritos e intolerancia.


Alejandra Shatzky, investigadora y especialista sobre temas de empoderamiento y relaciones humanas habla sobre el conocimiento útil que podemos tener sobre “el aprendizaje y la formación de hábitos” para que de una forma consciente no perdamos la paciencia y tengamos la calma de explicarle a los demás lo que para nosotros es obvio y natural.

Mini Burbujas se preocupa porque los padres de familia siempre tomen las mejores decisiones y elecciones de vida, para con los más pequeños en casa, por ello comparte el trabajo de Shatzky que aplicándolo en el día a día, estoy segura tendremos un mayor tiempo de calidad para con quienes más queremos.  

 

¿Cómo Aprendemos? 

 

Aprendemos en 4 Etapas:

 

  •  Etapa 1: “No sé que no sé”.

Un bebé, no sabe que no se sabe amarrar o atar sus zapatitos Mini Burbujas y los mayores que están a su alrededor se lo resuelven sin siquiera darse cuenta del problema o la solución. 

  • Etapa 2: “Ahora sé que no sé”.

Cuando el bebé crece, se da cuenta que no sabe amarrarse los zapatos y su forma de solucionarlo es pedir ayuda

En esta fase es muy importante que papás y mamás nos demos el tiempo de enseñarles cómo amarrarse los zapatos, paso a paso y con paciencia. Enseñándoles también a como dejar de ser dependientes

  • Etapa 3: “Ahora sé que sé”.

Cuando el niño aprende a amarrarse los zapatos, lo hace lentamente, piensa cada paso y además, corre a mostrar su logro con una sonrisa en su cara. 

¡Festéjalo! Es un logro. Hazlo sentir que ser paciente consigo mismo tiene su recompensa. Aquí aplica tiempo de amor. 

Reforzar de forma positiva lo inspira a seguir aprendiendo y desafiándose a sí mismo.

  • Etapa 4: “Me doy cuenta de lo que sé”. 

Su práctica, al hacerlo una y otra vez, y convertirlo en un hábito de su vestimenta o seguridad para sus pies la realizará con tanta naturalidad que olvidará que tuvo un proceso de aprendizaje. Hacerlo será parte de el o ella.

Las personas no pedimos ayuda cuando no estamos conscientes de que no sabemos hacer las cosas. Aquí, la participación de quienes sí saben es muy valiosa al ayudarnos a observar y ver algo nuevo.

 

¿Cómo enseñar a mis Hijos?

 

Hay un punto que es necesario destacar: ¡Enséñales con alegría!

La alegría por el aprendizaje se transformará en motivación para su formación en cualquier área de su vida, así el éxito estará más que asegurado.

Puedes elegir diferentes métodos para enseñarle, por ejemplo:

  1. Con canciones. Como lo mencionamos en otro tema de nuestro blog Miniburbujas, canta una canción mientras le amarras o enseñas a amarrar sus zapatos.
  2. Cuéntale una breve historia o platica con tu niño sobre algo que sea de su interés. Así no sentirá el tiempo.
  3. Juega con el o ella. Inventa un juego en el que participen ambos o compitan -una breve convivencia siempre se agradece-. El juego se sugiere tenga principio y fin en el tiempo de la actividad para que sea un apoyo y no un distractor.

Todo lo anterior relacionado con ponerse sus zapatos o la actividad sobre la cual este aprendiendo.

Y… ¿Qué sucede cuando ya saben hacer las cosas? Déjalo que las siga haciendo por sí solo. Que experimente el reto de hacerlo cada vez mejor o de atreverse a hacerlo por sí mismo. 

Durante toda su vida nuestros hijos aplicarán las 4 etapas del conocimiento y en el momento en que sean conscientes de que deben aprender abrirán entonces una ventana enorme por donde dejarán entrar un sin número de sabiduría.

Y nosotras durante muchas de sus etapas estaremos ahí, acompañándolos.

¿Compártenos algo en lo que te hayas involucrado en el aprendizaje de tu hija o hijo?

Escucharte nos enseña.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados